Pacientes

Aportamos soluciones y respuestas concretas a necesidades no cubiertas

Aportamos soluciones y respuestas concretas a necesidades no cubiertas

La implicación de Ferrer con la sociedad va mucho más allá de los límites de nuestra actividad comercial

purple

Actualmente, las personas empiezan a preocuparse por su bienestar de forma más activa y, además, lo hacen desde una perspectiva global. Por ello, desde Ferrer ponemos a disposición de la sociedad la información necesaria para que las personas puedan tomar decisiones en relación con su salud. El objetivo es también dar respuesta a la demanda de los pacientes cuyo deseo es estar implicados lo antes posible en todas las tomas de decisiones que tienen que ver con su bienestar así como con los procesos que les afecten a lo largo de la misma.

Como empresa del sector de la salud, y con foco en el mundo farmacéutico, para Ferrer es imprescindible mantener una estrecha colaboración y participación con los pacientes en el desarrollo de tratamientos y soluciones para sus necesidades.

Les hacemos partícipes en las fases clave para que las propuestas acaben siendo realmente útiles para aquellas personas a las que se va a intentar dar una solución para un problema concreto. Eso implica incluir a los pacientes tanto en los procesos de definición de las patologías en las que poner el foco, como en el desarrollo del concepto, la forma de administración, el diseño de los estudios clínicos y la evaluación de la eficacia.

pacientes

Nuestro compromiso con las personas es muy claro: estar cerca de los pacientes, trabajando junto a ellos para desarrollar las mejores soluciones integrales que les permitan el mayor bienestar posible.

 

Trabajamos para asegurar un uso seguro de las terapias , proporcionando información fiable y actualizada. La seguridad es un componente clave de la calidad de la asistencia sanitaria y un derecho de los pacientes. Fieles a nuestros principios y con el objetivo de mejorar la salud e integridad de las personas, en Ferrer nos comprometemos a dirigir todos los esfuerzos necesarios en prevenir posibles efectos adversos de los fármacos. Por ello son sometidos a una constante vigilancia y seguimiento, aun cuando no existan alertas específicas.